New York

Enfermera arrestada tras ser captada en video maltratando a recién nacido latino en hospital de Nueva York

Un enfermera que había sido despedida después de ser captada en video supuestamente maltratando a un recién nacido latino en un hospital en Long Island (NY) ahora ha sido arrestada por el mismo caso

 

Fuente  eldiariony.com

Amanda Burke, enfermera que había sido despedida después de ser captada en video supuestamente maltratando a un recién nacido latino en un hospital en Long Island (NY), ahora ha sido arrestada por el mismo caso.

En febrero la enfermera de 29 años había sido despedida de su puesto en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal (NICU) del Good Samaritan Hospital en West Islip después de que circulara un video que mostraba que parecía golpear violentamente a un bebé, y ahora ha sido acusada penalmente, informó NBC News.

El fiscal de distrito del condado Suffolk, Raymond Tierney, anunció que Burke, residente de Holbrook, ha sido acusada de poner en peligro el bienestar de un niño en el incidente captado por la cámara el 6 de febrero. Aunque se trata de un delito “menor”, el fiscal calificó las acusaciones de “verdaderamente perturbadoras”.

 

“Fue desgarrador”, dijo en febrero Consuelo Saravia, madre del niño Nikko. “Yo no podía dejar de llorar, ni siquiera podía dormir”.

El bebé tenía sólo dos días de nacido y estaba en observación porque los médicos le estaban administrando antibióticos. Su papá, Fidel Sinclair, fue a verlo y lo notó llorando a través de la ventana de la guardería. Entonces decidió grabar un video de su nuevo bebé, cuando capturó lo impensable: una enfermera parece levantarlo bruscamente, darle la vuelta y golpearlo de frente contra la cuna.

Saravia confrontó a Burke, según las autoridades. Los padres también notificaron a otros miembros del personal. La enfermera recibió la orden de abandonar el hospital y fue despedida en cuestión de horas.

Catholic Health, ente que dirige el hospital, le dijo entonces que “al enterarse de este incidente se tomaron medidas rápidas e inmediatas, incluida la realización de una investigación y, en consecuencia, el despido de la persona involucrada. Además, informamos al Departamento de Salud para revisión adicional. Mantener a nuestros pacientes seguros sigue siendo nuestra principal preocupación”.

El bebé se fue a casa después del incidente y no reportó lesiones ni ningún otro problema de salud. Ahora dos meses después, ayer Burke se entregó al Departamento de Policía del condado Suffolk. Recibió una multa de comparecencia en el escritorio para una lectura de cargos a principios de mayo, dijo el fiscal Tierney.

La fiscalía notificó a la Oficina de Disciplina Profesional del Departamento de Educación del estado Nueva York (NYSED) sobre los hallazgos de la investigación, aunque en este momento la licencia de Burke para ejercer como enfermera registrada no ha sido suspendida.

Según su abogado, Robert Gottlieb, “El fiscal de distrito de Suffolk ha distorsionado enormemente los hechos y nunca debería haber llevado este caso a un tribunal penal”, declaró al New York Post. “El bebé en este caso está sano y nunca resultó herido. Amanda es una enfermera excepcional que siempre ha cuidado a los bebés con amor y compasión, y la evidencia lo demostrará sin ninguna duda”.

Todos los cargos son meras acusaciones y se presume que las personas procesadas son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad en un tribunal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba