Salud

Las bondades de la cúrcuma para reducir el colesterol alto

El colesterol alto es considerado un enemigo silencioso de la salud y es causa directa de diversas enfermedades cardiovasculares. Cuando se produce una peligrosa acumulación de colesterol y otros depósitos en las paredes de las arterias (ateroesclerosis), estos depósitos (placas) pueden reducir el flujo sanguíneo a través de las arterias. Esto suele provocar complicaciones como es el caso puntual de los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Por fortuna realizar cambios enfocados en un estilo de vida saludable para el corazón, son los mismos que benefician el control del colesterol alto. Y la raíz de cúrcuma es uno de los más poderosos aliados medicinales naturales, de mayores propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y sobre todo hipolipemiantes, que intervienen la regulación del colesterol.

El colesterol es una sustancia cerosa que el cuerpo usa para producir células y hormonas, existen dos tipos: las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y las lipoproteínas de baja densidad (LDL). Por lo tanto, el perfil lipídico, por lo general, también mide los triglicéridos, un tipo de grasa de la sangre y tener un alto nivel de triglicéridos también puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Existen algunos factores de riesgo que es importante tener en cuenta: mala alimentación, obesidad, la edad, falta de actividad física, tabaquismo y diabetes.

Si bien la suma de todos estos aspectos se relaciona directamente, existen medidas particulares como es el consumo sistemático de cúrcuma. Es una de las especias más famosas en el mundo, de origen asiático, un destacado elemento culinario y brilla por su vibrante color amarillo intenso. Pertenece a la familia del jengibre y se ha utilizado durante siglos en la medicina china para tratar inflamaciones, infecciones y diversas dolencias gastrointestinales. Es bien sabido que su larga lista de propiedades medicinales se relaciona con su ingrediente activo: la curcumina, que durante siglos ha sido reconocida por ser un destacado antiinflamatorio. De hecho se cuenta con estudios en los que se confirman los beneficios de la cúrcuma para reducir infecciones e inflamación.

¿Cuáles son los beneficios del cúrcuma en la reducción del colesterol?

La investigación disponible hasta el momento sobre los efectos del consumo de cúrcuma en la reducción del colesterol, es bastante favorable. De acuerdo con diversos estudios, la cúrcuma afecta principalmente los niveles de colesterol total, colesterol LDL y triglicéridos. Un estudio realizado en conejos alimentados con una dieta alta en grasas mostró que la cúrcuma parecía reducir los niveles de colesterol LDL y los triglicéridos, además de prevenir la oxidación del LDL. Como dato al margen se ha demostrado que las LDL oxidadas contribuyen a la formación de aterosclerosis. Para mayor detalle: en los estudios, las personas consumieron entre 60 mg y 1 gramo de curcumina durante  seis meses.

Específicamente, se comprobó que los beneficios de la cúrcuma se asocian con su capacidad de prevenir la producción de colesterol en el hígado, bloquear la absorción de colesterol en el intestino y reducir la oxidación del colesterol LDL en el revestimiento de las arterias.

Lo cierto es que se cuenta con estudios diversos, las primeras referencia surgieron en la década de 1990 y comenzaron a confirmar una conexión entre la cúrcuma y el colesterol, sobre todo algunas de las formas en que la cúrcuma ejerce sus efectos curativos en el sistema cardiovascular, y específicamente, en la reducción del colesterol LDL.

Otra referencia interesante es una investigación que fue publicada en Indian Journal of Physiology and Pharmacology. La cual contó con la participación de diez voluntarios sanos quienes consumieron 500 mg de curcumina por día durante siete días. No solo sus niveles sanguíneos de colesterol LDL oxidado disminuyeron en un 33%, sino que su colesterol total disminuyó un 11,63% y su HDL (colesterol “bueno”) aumentó en un 29% ¡En tan solo 7 días! También, en un estudio reciente: treinta participantes con obesidad fueron tratados con 1 gramo al día de curcumina o placebo y al cabo de tan solo 30 días, los triglicéridos se redujeron significativamente después de la suplementación con curcumina. 

Somos lo que comemos. Si bien no existen alimentos milagrosos, en conjunto con un estilo de vida saludable y una alimentación equilibrada, este tipo de especias puede marcar una considerable diferencia e inclusive redimir el colesterol alto en sus primeras etapas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba