Educación

Triaje, aislamiento del alumno… Así podrían prevenir las enfermeras en el colegio los posibles brotes de Covid-19 en las aulas

La Asociación Nacional de Enfermeras Escolares (AMECE) presenta un Plan de Actuación y Prevención del Covid-19 en los colegios

El colegio público CEIP Gerardo Diego (Leganés) cuenta con servicio de enfermería para niños con dolencias crónicas y alergias – Guillermo Navarro

Carlota Fominaya

«Basta con imaginarse un colegio con 2000 alumnos, a los que según el Ministerio de Sanidad hay que tomar la temperatura de forma diaria a la entrada de las clases. Calculo que cada jornada habrá que mandar a 25 niños a casa por sospechas. Pero primero hay que aislar a esos 25 en una sala de aislamiento con cuatro hechos polvo de verdad donde se junten dos o más síntomas susceptibles de aplicar un protocolo Covid. Es cierto que las familias -por ellos mismos y por sus hijos- van a estar muy pendientes, y ya no van a llevar a sus hijos con unas décimas de fiebre al colegio, pero la situación cuando menos se antoja difícil de gestionar». Este es el panorama que dibuja para la vuelta al cole Natividad López Langa, enfermera escolar y presidenta de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar (AMECE).

Antigua reivindicación

El coronavirus vuelve a poner sobre la mesa una reivindicación histórica del sindicato de enfermería al Ministerio de Educación: la contratación de una enfermera en colegios e institutos. «Ahora más que nunca, y ante la «certeza» de que la «convivencia» con el coronavirus se prolongará en el tiempo. se hace más necesaria que nunca nuestra presencia en los colegios. Sin pandemia ya insistíamos en la necesidad de que una enfermera, por los conocimientos que posee, por las competencias y la cualificación era el perfil más idóneo para responder a las necesidades que pueden surgir en el ámbito educativo a nivel asistencial, de prevención y de promoción de la salud, pero ahora es evidente que con mucho más motivo», advierte María Labrador, enfermera y portavoz del sindicato de enfermería SATSE.

Profesionales indispensable

El centro educativo, recuerda López Langa, «debe estar preparado para cualquiera de los posibles escenarios que el Ministerio de Educación y las distintas comunidades autónomas consideran posibles en función de la evolución de la epidemiología y del curso de la pandemia». Pero dentro de este contexto, insiste López Langa, «la enfermera, como miembro de la comunidad educativa y personal sanitario cualificado, resulta esencial en la planificación de la reapertura de los centros educativos tras el confinamiento». De hecho, también la Organización Mundial de la Salud (OMS), recuerda la presidenta de AMECE, «en el apartado “Entorno escolar y capacidad para mantener las medidas de prevención y control de COVID-19”, valora a la enfermera como un recurso humano a tener en cuenta en la reapertura escolar».

Por este motivo desde AMECE, anuncia López Langa, «hemos elaborado un Plan Estratégico de Enfermería Escolar para la Prevención del Covid-19 en los centros Educativos que supone un documento de consulta con recomendaciones imprescindible ante la próxima vuelta al colegio». «Por supuesto que no sustituye las medidas que las autoridades sanitarias y educativas establezcan, pero es un apoyo para la comunidad educativa. Hay mucha incertidumbre sobre cómo debe ser el retorno a las clases y familias con hijos con enfermedades raras o crónicas, más vulnerables al virus, que están pensando incluso en no llevarlos al colegio», advierte la presidenta de AMECE.

En este documento se recogen todas las labores que una enfermera llevaría a cabo ante la sospecha de Covid-19, entre las que destacan: «el triaje, la detección temprana, el aislamiento, traslado, seguimiento y medidas de control del resto de personas en contacto con el alumno potencialmente contagiado, entre otras muchas cosas». «Pero es importante también recordar que el papel de la enfermera escolar es la prevención y la detección precoz de signos y síntomas compatibles con este proceso infeccioso y que, en ningún caso, podemos realizar diagnóstico de ninguna enfermedad», aclara López Langa. «Esta será la única manera de controlar que no haya un brote generalizado en el colegio. Pero también hay que dejar clara una cosa: que haya una enfermera en el aula no quiere decir que no haya contagios. La responsabilidad es de todos», concluye la presidenta de AMECE.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba