Deportes

Mike Trout, hegemonía de una estrella en el béisbol de EE.UU.

Por Por Diony Sanabia (*)

 (Prensa Latina).- El nombre de Mike Trout, de Angelinos de Los Ángeles, quedó inscrito por tercera vez como dueño del premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el torneo de béisbol de mayor alcurnia en Estados Unidos.

 

La distinción en 2019 se unió a las conseguidas en 2014 y 2016 como muestras irrefutables del pleno dominio que ha ejercido este hombre, defensor del jardín central, sobre el resto de sus colegas a lo largo de la segunda década del presente siglo.

Valorado por muchos, para evitar el absoluto término todos, como el jugador más completo de la actualidad, Trout superó en la votación final de la Asociación de Escritores de Béisbol de América al antesalista Alex Bregman, de Astros de Houston, y al torpedero Marcus Semien, de Atléticos de Oakland.

Para alzarse nuevamente con el lauro, la súper estrella del ‘Big Show’ obtuvo 17 sufragios de primer lugar y 13 de segundo, mientras que Bregman se adueñó de esas cantidades, pero en orden inverso.

Con 134 choques jugados en la última temporada, Trout, de 28 años de edad, compiló 27 dobles, 45 jonrones, 104 carreras impulsadas, 110 anotadas e igual cifra de boletos recibidos.

Encabezó la Gran Carpa en promedio de embasado (OBP, en inglés), con .438, y terminó primero en la Liga Americana en slugging (.645) y la sumatoria de los otros dos indicadores, el denominado OPS (mil 83).

De esta forma, Trout se unió a 10 jugadores que ganaron antes tres de las referidas distinciones, encabezados por Barry Bonds, con siete lauros.

Los otros miembros del selecto grupo son Yogi Berra, Roy Campanella, Joe DiMaggio, Jimmie Foxx, Mickey Mantle, Stan Musial, Mike Schmidt, Alex Rodríguez y el dominicano Albert Pujols, único en activo y coequipero de Trout desde 2012.

Entonces, el siempre jugador de Angelinos mereció el premio de Novato del Año, tras su efímera participación en la campaña de 2011, algo que ahora logró, también en la Liga Americana, el cubano Yordan Álvarez, de Astros.

Bateador designado y jardinero, Álvarez fue seleccionado de manera unánime por los votantes de dicha asociación y se impuso al camarero Brandon Lowe, de Rayos de Tampa Bay, y al pitcher abridor John Means, de Orioles de Baltimore.

Desde el 9 de junio, más de dos meses y medio después de iniciada la última contienda, el cubano, de 22 años, disputó 87 partidos y acumuló 27 cuadrangulares, 26 dobles, 78 carreras impulsadas y .313 de promedio ofensivo.

Antes de Álvarez, cuatro compatriotas conquistaron el reconocimiento a los debutantes: Tony Oliva, José Canseco, José Fernández y José Dariel Abreu, en 1964, 1986, 2013 y 2014, en ese orden.

Todos ellos, excepto Fernández, fallecido en un accidente de bote en septiembre de 2016 y único lanzador en el listado, alcanzaron el galardón por el circuito menos antiguo.

Uno y otro reconocimiento mencionado correspondió en la Liga Nacional de manera respectiva al guardabosque Cody Bellinger, de Dodgers de Los Ángeles, y al primera base Pete Alonso, de Mets de Nueva York y recordista en jonrones entre debutantes con 53.

Bellinger, de 24 años, aventajó al también defensor de las praderas Christian Yelich, de Cerveceros de Milwaukee, y al antesalista Anthony Rendon, del campeón de la Serie Mundial Nacionales de Washington.

Novato del Año en 2017, Bellinger participó esta temporada en 156 desafíos, conectó 34 biangulares y 47 vuelacercas, empujó 115 carreras, anotó 121 veces y su average ofensivo fue de .305.

Previo a Bellinger, el último miembro de los esquivadores en apoderarse del premio mayor, que la asociación concede desde 1931, resultó el estelar serpentinero Clayton Kershaw, hace un lustro.

De ascendencia española y 24 años, Alonso dejó en segundo y tercer lugar al torpedero dominicano Fernando Tatis Jr., de Padres de San Diego, y al lanzador Mike Soroka, de Bravos de Atlanta.

Alonso conectó su insuperable bambinazo 53 de la campaña 2019 un día antes de cerrar la fase regular del torneo, con lo cual rompió la marca impuesta dos años atrás por Aaron Judge, de Yankees de Nueva York.

Según datos de la Gran Carpa, desde 1900 ningún novato había logrado un título de cuadrangulares.

También Alonso, triunfador del Derby de Jonrones previo al Juego de las Estrellas en julio pasado, estableció acumulados inéditos para Mets en vuelacercas, extrabases (85) y total de almohadillas recorridas (348).

Como participante en 161 encuentros, registró además 155 imparables, 30 biangulares, 120 carreras empujadas y 260 de promedio al bate.

Los respectivos coequiperos de Alonso y Álvarez, Jacob deGrom y Justin Verlander, se agenciaron el premio Cy Young al mejor lanzador de cada liga.

Para ambos fue su segundo reconocimiento pues deGrom conservó el logro de 2018 y Verlander repitió el obtenido en 2011, cuando fue además el Jugador Más Valioso con el uniforme de Tigres de Detroit.

A lo largo del certamen, deGrom, vencedor en las papeletas del sudcoreano Hyun-Jin Riu, de Dodgers, y Max Scherzer, de Nacionales, ganó 11 juegos, perdió ocho, propinó 255 ponches y tuvo un promedio de carreras limpias de 2,43 en 204 innings lanzados.

Con la doble condición, el actual as de los metropolitanos se unió a Tom Seaver, laureado así en tres ocasiones, como múltiples distinguidos del equipo de Queens, en la ciudad de los rascacielos.

Verlander, por delante de Gerrit Cole, de su mismo club, y Charlie Morton, de Rays de Tampa, registró 21 victorias y laboró 223 entradas para liderar ambos departamentos en el concurso regular, retiró a 300 rivales por la vía de los strikes, y su efectividad fue de 2,58.

Además, el abridor de los siderales rubricó el tercer juego sin hits y sin carreras de su vida como ligamayorista el último 1 de septiembre contra Azulejos de Toronto, una hazaña lograda antes solo por cinco serpentineros.

En tanto, Rocco Baldelli y Mike Shildt, de Mellizos de Minnesota y Cardenales de San Luis, se apropiaron del premio de Mánager del Año en las ligas Americana y Nacional, respectivamente.

Baldelli, un director principiante, venció por estrecho margen a Aaron Boone, de Yankees, y después se ubicó Kevin Cash, de Rayos; mientras que Shildt batió a Brian Snitker, de Bravos y dueño del galardón el año pasado, y Craig Counsell, de Cerveceros y también finalista de 2018.

Mellizos lideró la División Central del circuito menos antiguo con 101 éxitos y 61 fracasos, y esa cantidad de victorias solamente es superada en los 119 años de historia del elenco por sus 102 resultados positivos de 1965.

De su lado, Shildt recordará 2019 por los 91 juegos ganados y 71 perdidos en la fase clasificatoria para comandar la División Central de la Liga Nacional.

Sin embargo, ambos directores sufrieron la eliminación de sus conjuntos en la postemporada, una etapa en la cual ya se realizaron los pronunciamientos de los votantes.

Minnesota cayó 0-3 en la serie divisional ante Yankees, y Cardenales cedió 0-4 contra Nacionales en la lucha por el título del circuito más antiguo. Contra la mayoría de los pronósticos y por primera vez en la historia, el equipo de la capital norteamericana se proclamó monarca de las Grandes Ligas al dominar 4-3 a Astros.

yas/dsa

(*) Corresponsal de Prensa Latina en Estados Unidos

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba