Educación

«Marcela, la inventora de palabras»: un cuento para prevenir el acoso a niños con discapacidad

Presentación del videocuento «Marcela, la inventora de palabras» – Cermi

Nieves Mira

Marcela tiene solo diez años, y se diferencia del resto de sus compañeros de clase porque dice las palabras «a su manera». Cuando quiere decir «patata» dice «tapapa» y para decir «maravilloso» pronuncia las sílabas a su manera: «Mallaviroso». Ahora se ha tenido que cambiar de ciudad, y sus nuevos compañeros le dan de lado. Marcela se esconde en el baño, y mientras que unos se ríen de su forma de hablar, otros directamente miran hacia otro lado, como si con ellos no fuera la cosa.

Marcela es la protagonista de un videocuento infantil, pero podría ser perfectamente uno de tantos niños que sufren el acoso escolar en su propia piel solo por ser diferentes o tener alguna discapacidad. El cuento, presentado por Cermi y Save the children, ha sido todo un éxito entre el público más joven que ha acudido este martes a la Casa del Lector de Madrid. «Marcela, inventora de palabras» nació con el objetivo de impulsar la toma de conciencia sobre el acoso escolar que sufren los niños con discapacidad.

La historia, de ficción, tiene un final final, pero alerta a quienes ven el cuento de que no siempre es así y del sufrimiento que se puede ocasionar a una persona a la que se castiga y excluye por ser considerada «distinta». Además, ayuda a los niños discapacitados a entender cuándo se está ejerciendo esa violencia contra ellos.

Alba, que baila, canta, toca el piano y tiene discapacidad intelectual, ha destacado a todos que lo que importa es «que estudiemos y juguemos todos juntos para ser grandes amigos». Paula, que tiene que utilizar silla de ruedas para desplazarse, ha confesado que lo que más le preguntan los niños es si puede jugar con ellos. «Claro que puedo, pero necesito que los políticos quiten las barreras y jugar como ellos», ha añadido Paula.

Isabela, además, ha demostrado a todos los presentes cómo utiliza su ordenador para comunicarse: «Muevo el ratón con los ojos y la gente se queda con la boca abierta. Para mí es genial. Otros niños se sorprenden al verme utilizar el ordenador. Les diría que se animen a conocerme, porque soy muy divertida».

Para Save the Children y Cermi es fundamental apostar de manera decidida por la sensibilización sobre esta problemática, a la que están más expuestas las personas que son percibidas todavía como ‘diferentes’. A su juicio, hay que llegar al conjunto de la sociedad (profesorado, familias, alumnado, administraciones y medios de comunicación) para que se acabe con esta situación y las aulas y su entorno sean un lugar en los que la inclusión esté garantizada.

Por una ley que los proteja

En esta línea, ambas organizaciones reiteran la necesidad de aprobar con urgencia la Ley de Protección Integral frente a la Violencia de la Infancia y Adolescencia, paralizada por el bloqueo institucional, y esencial para erradicar todas las formas de violencia.

El Cermi recuerda que el estudio ‘Acoso y ciberacoso’, que elaboró junto a Fundación ONCE y que se presentó antes del verano, alertaba de que casi el 80% del alumnado con discapacidad, junto a las familias y los profesionales del ámbito de la educación, apuntan al hecho de «ser diferente» como el factor desencadenante para sufrir acoso escolar en el caso de los estudiantes con discapacidad. El trabajo advierte de los efectos negativos que ocasiona sufrir acoso en las víctimas con discapacidad. Las consecuencias más frecuentes suelen pasar por el empeoramiento de las calificaciones (31,3%), el descenso de la motivación para asistir a clase (57,8%), por el incremento de la tristeza (62,55%) y las “ganas de llorar” (53,6%).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba