Educación

Los principios fundamentales para una educación globalmente conciente

Una educación globalmente consciente no se genera cuando se estudia sólo por el conocimiento, sino al formar un entorno agradable para nuestros niños, un ambiente que les facilite su desarrollo al proveerles de un entendimiento de sí mismos y del mundo, así como de la oportunidad de entender su enorme potencial oculto.

Los diez principios fundamentales para una educación global son:

El entorno forja a la persona. Un niño es influenciado, primero y principalmente, por el entorno
de los otros niños con los que se relaciona, por lo tanto, es importante crearles un entorno en
miniatura que esté formado por niños y que se asemeje a una pequeña familia donde todos se
cuiden unos a otros. Un niño que crece en este ambiente no sólo será capaz de expresar toda
su creatividad y potencial, sino que también desarrollará un sentimiento por querer cuidar a los
demás, y un sentido de responsabilidad para construir una sociedad similar en el mundo más
grande.

Por el ejemplo. Los niños aprenden de los ejemplos, incluyendo los ejemplos personales y
cercanos que reciben de sus padres y maestros, así como de aquellos que llegan de los medios
de comunicación masivos y en general de toda la información a la cual están expuestos.

Igualdad. El proceso de estudio no debería involucrar a una figura superior, como a un maestro.
En su lugar, el aprendizaje debería estar facilitado por un educador que se comporte y sea
percibido como “uno de ellos”, sin tomar en cuenta su edad. Por ejemplo, la clase debería
celebrarse con los niños y educadores sentados en un círculo teniendo una discusión en
conjunto donde todos puedan mirarse a los ojos. El papel del educador al guiar el proceso de
aprendizaje es el de dirigir gradualmente a los niños hacia niveles cada vez más elevados en
todos los aspectos del aprendizaje.

Pequeños grupos con varios profesores. En el mejor de los escenarios cada grupo de 10 ó 15
estudiantes estará acompañado por dos maestros y un psicólogo experto. Esto creará la
intimidad necesaria para un proceso educativo eficiente.

Documentación de actividades. Las actividades serán documentadas en video para que los niños las
puedan ver juntos posteriormente. Esto le permitirá a los niños observarse a sí mismos desde
afuera, ver como se comportaron y reaccionaron en diferentes situaciones, para analizar los
cambios que van teniendo y para desarrollar una habilidad de auto reflexión.

Largas jornadas escolares. El día escolar debería extenderse hasta la tarde e incluir estudio,
descanso, comidas, juegos y discusiones con todos los niños participando conjuntamente
en todas las actividades. El horario extendido dentro del ambiente escolar, maximizará la
influencia del entorno en los niños y acelerará su desarrollo.

Viajes semanales y excursiones. Una vez a la semana los niños saldrían del ámbito escolar para
aprender acerca del mundo en el que viven principalmente. Entre los lugares a visitar se
pueden incluir reservas naturales, zoológicos, parques, fábricas, comunidades agrícolas,
estudios de filmación, teatros, hospitales, salas de operaciones, maternidades, instituciones
gubernamentales, residencias y otras más. Así, los niños aprenderán acerca de los diferentes

procesos que tienen lugar en el círculo de vida de nuestro mundo. La excursión debería estar
acompañada de explicaciones y luego los niños deberían discutir lo que vieron.

Los niños mayores enseñarían a los más jóvenes. Los grupos de mayor edad deberían “adoptar” a los
grupos más jóvenes que ellos, y así sucesivamente. Entonces todos sentirán que son socios
en un proceso vital. Adicionalmente, los niños son influenciados mayormente por aquellos
que son un poco mayores que ellos, así que este enfoque hará el proceso de aprendizaje tan
eficiente como sea posible.

Preparación para la vida en familia desde temprana edad. Los niños a partir de los once años deberían
recibir una preparación completa para la vida en familia. Esto incluye el entendimiento de la
psicología del otro género, lo que le permitiría a los futuros esposos alcanzar un entendimiento
mutuo.

Apoyo Paternal. Los padres tienen que apoyar el proceso educativo mediante la creación de un
ambiente hogareño que sea armonioso con lo que está sucediendo en la escuela. Los padres
deberían hablar con los niños acerca de los valores que han aprendido en la escuela así como
ejemplificar estos valores a través de su comportamiento. De hecho, los padres no deberían
intentar inculcarles valores diferentes.

Utilizando estos métodos educativos, le permitiremos al niño familiarizarse con la gran
diversidad de la vida y alcanzar el entendimiento de que la cooperación con otras personas así
como con toda la naturaleza es la clave para una vida exitosa y feliz. Si este discernimiento se le
inculca a las nuevas generaciones, toda la sociedad humana se elevará hacia un grado superior
de conciencia y de existencia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba