Economía

Reducción jornada laboral agudizará pobreza en Puerto Rico

(PL) Puerto Rico avanza hacia la agudización de la pobreza, el empeoramiento de la calidad de vida de los trabajadores junto a un alza en el desempleo, anticipó hoy el diputado independentista Denis Márquez Lebrón.

 

‘La reducción en la jornada laboral, como se propone, es para reducir el pago de nómina que hace el gobierno de Puerto Rico a los empleados, como una medida de ahorro que sólo beneficia al patrono y a los grandes intereses que representan a los bonistas en perjuicio al trabajador y a la economía’, manifestó.

El legislador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) recordó que tal medida vendrá precedida por las leyes dictadas por la junta de control fiscal, impuesta por Estados Unidos, y aprobadas bajo la actual administración de Ricardo Rosselló Nevares, del anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP), que ya han menoscabado gran parte de los derechos y beneficios de los trabajadores.

‘Esto agudizará el empobrecimiento y empeorará la calidad de vida de un gran sector del país’, resaltó el diputado al recordar que este proceso del organismo establecido por la legislación federal Promesa comenzó antes con la anterior gobernación del Partido Popular Democrático (PPD).

La disminución de la jornada laboral es un dictamen más de la junta y, a juzgar por toda la legislación aprobada en la pasada sesión legislativa, seguramente será puesta en marcha.

Con la reducción no sólo se impactará el salario de los empleados públicos sino que tendrá, además, consecuencias desastrosas en miles de familias, en la salud, la educación y el bienestar social.

El también portavoz del PIP en la Cámara de Representantes insistió sobre el efecto adverso en la economía de Puerto Rico de disminuirse la jornada laboral de los empleados públicos, lo que afectará a más de 100 mil familias puertorriqueñas.

‘Si reduces el salario neto de los empleados públicos, se reduce en la misma proporción la capacidad de compra de un gran sector laboral del país’, aseguró.

Márquez Lebrón abundó que esta reducción en el gasto de consumo personal a nivel agregado traerá consecuencias como la agudización de la recesión, cuyo final dependerá precisamente de que aumente el gasto de consumo personal y, también, se reducirán las ventas al detalle, tanto de bienes como de servicios, porque un gran sector de la población tendrá menos dinero para gastar.

Explicó que como parte del efecto multiplicador habrá menos recaudos del IVU (Impuesto al Valor y Uso) debido a la reducción en ventas, lo que impactaría los recaudos totales del Ministerio de Hacienda.

Otra consecuencia será a nivel de los 78 municipios en que se divide el país, puesto que al haber menos ventas se reducen también los recaudos a nivel municipal a causa de la caída en el monto pagado de patentes municipales.

Márquez Lebrón previó un alza en la tasa de desempleo tras la reducción en ventas, escenario que obligará a muchos negocios a reducir personal o a cerrar indefinidamente.

Esto aumentará el grave problema de desempleo que padece nuestra economía, ya que estamos hablando de establecimientos comerciales y de servicios que sobreviven a duras penas en las condiciones de los pasados once años.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba