New York

Habla madre a la que le cortaron la cara mientras viajaba con su bebé en el Subway

NUEVA YORK –  La madre que fue atacada por una desamparada mientras viajaba con su bebé por Manhattan, en un tren 5, está aterrorizada y se ha prometido no volver a usar elSubway de la Gran Manzana. 

“Nací en la ciudad de Nueva York y he tomado el tren y los buses toda mi vida”, aseguró Anna Martínez al New York Post tras ser atacada.  Esta madre de 31 años aseguró que el domingo, a las 11 a.m., la sospechosa identificada como Jacqueline Sanjurjo, de 53 años, la siguió cuando ingresaba a la estación de la calle 125 en Harlem.

Martínez contó que un trabajador del Subway le abrió una de las puertas de emergencia de la estación para que ella pudiese entrar con su bebé de 18 meses y su cochecito. En ese momento, Sanjurjo, quien vestía sólo una camiseta y no llevaba pantalones, aprovechó para entrar al metro también.

Ambas abordaron el tren 5 en dirección al sur. Según el relato de la madre, una vez en el vagón, se sentó al frente de Sanjurjo, pero en ningún momento intercambiaron palabras. Cuando llegaron a la estación Grand Central, todos los pasajeros fueron obligados a bajarse de los vagones por orden del conductor del tren.

Martínez estaba en la puerta esperando salir cuando Sanjurjo la atacó en la cara con un objeto, sin mediar provocación, relató la víctima. El ataque la dejó con lesiones en su cara y necesitó de al menos 30 puntos para cerrar la herida que va desde la frente hasta la mejilla.

La sospechosa del ataque fue identificada como Jacqueline Sanjurjo, de 53 años.

No tomaré el tren nunca más“, aseguró Martínez tras lo ocurrido. “Tengo miedo“.

La víctima criticó que la Policía se demorara en llegar al lugar del ataque, lo que le permitió a la sospechosa escapar. Sin embargo, Sanjurjo fue detenida en el Terminal de Buses de la Autoridad Portuaria donde admitió haber atacado a la madre con un arma.

“¿Acaso no vio que iba con mi hijo? Me siento insegura”, insistió la madre al Daily News.

La madre fue atacada cuando salía del tren 5 en la estación Grand Central- 42 Street.

Este tipo de ataque pone en cuestionamiento las acciones que están tomando las autoridades del Subway con los desamparados que se mueven y duermen en las instalaciones del metro. La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) se defendió diciendo que la población de personas en esta situación disminuyó entre 2015 y 2016 y que se han invertido $3 millones en medidas para ayudarlos.

“La Ciudad y la MTA han financiado en conjunto programas para alcanzar a los desamparados y la Ciudad maneja esos programas directamente”, señaló la vocera de la agencia, Beth DeFalco, al referido medio.

Sin embargo, las cifras de episodios de violencia en el metro denotan que el problema persiste. Según  las estadísticas de la propia MTA, el número de denuncias ha crecido desde el 2014. En los primeros cuatro meses de este año, se reportaron 112 ataques en contraste con los 95 del mismo periodo del año anterior.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba