Opinión

La crisis de la derecha lleva a Francia al borde del abismo

La crisis abierta en el centroderecha francés es el último episodio de una descomposición política ya irreversible. El bipartidismo que ha permitido la estabilidad institucional en Francia desde hace casi 50 años parece condenado a los márgenes de la historia por el arrollador avance del populismo y la extrema derecha. El discurso ideológico que giraba en torno a los conceptos de izquierda y derecha ha dejado de ser operativo. La ciudadanía francesa no está dispuesta a seguir confiando en una clase política a la que ve como responsable de la crisis económica y la inseguridad nacional y sólo quiere escuchar los mensajes de los candidatos que ofrecen soluciones aparentemente fáciles a una realidad que se ha vuelto compleja.

El descrédito en el que ha caído la política hunde sus raíces en la incapacidad de los partidos históricos para resolver los problemas que preocupan a la mayor parte de la sociedad. La ciudadanía rechaza las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno de Hollande, de la mano de su primer ministro Manuel Valls, y exige reparaciones a los efectos económicos que ha provocado la recesión mundial. Además, reclama un combate eficaz contra el terrorismo, que golpea de forma traumática cada vez con mayor asiduidad, y un freno a la entrada masiva de inmigrantes, a los que se considera responsables del deterioro del Estado del Bienestar y de la creciente presencia en el espacio público del islamismo en una sociedad oficialmente laica. Y es evidente que ni el Partido Socialista ni Los Republicanos son capaces de satisfacer estas demandas.

En un acto de irresponsabilidad sin precedentes, François Fillon convocó el pasado domingo a casi 50.000 fieles para escenificar su enrocamiento en una posición que para muchos es suicida. A pesar de que ha pedido perdón por el «error» que cometió al contratar a su mujer y a sus hijos con dinero público, es posible que la Justicia lo impute por un posible delito de malversación. La dirección del partido, que lo ratificó ayer, anunció sin embargo que hasta mañana miércoles no se decidirá si podría ser sustituido por otra persona. Se trata de una decisión entre lo malo y lo peor, ya que Juppé, ex primer ministro, actual alcalde de Burdeos y el mejor valorado por las encuestas, adelantó que no sustituirá a Fillon. Es decir, a poco más de un mes y medio de las elecciones presidenciales, el centroderecha aún no sabe definitivamente quién será su candidato. En cualquier caso, no hay demasiado tiempo para revertir los sondeos, que indican que por primera vez en medio siglo, el centroderecha no estará en la segunda vuelta de unas elecciones presidenciales.

Pero como si se tratase de una tormenta perfecta, la crisis de Los Republicanos coincide con el desplome del Partido Socialista, que no tiene tampoco ninguna posibilidad de superar la primera vuelta electoral. La socialdemocracia francesa, contagiada por la falta de credibilidad de la izquierda en toda Europa, se ha visto obligada en esta legislatura a aplicar recetas prestadas del liberalismo para hacer frente a la crisis económica. Tanto Valls como Macron, que dimitió del Gobierno de Hollande frustrado por no poder aplicar medidas más liberalizadoras, son vistos por los votantes socialistas como dos políticos de derechas, razón por la que dieron su apoyo en las primarias a Benoît Hamon, representante del ala más izquierdista del partido.

Así las cosas, existe una elevada posibilidad de que el 23 de abril los dos líderes más votados sean Macron y Marine Le Pen, dos políticos que no forman parte del establishment político y que generan más incertidumbres que certezas. La inexperiencia y la indefinición programática de Macron, que no ha creado un partido político sino un movimiento ciudadano, y las propuesta antieuropeístas y racistas de Le Pen pueden provocar consecuencias políticas irreversibles. Francia puede ser el primer gran país de la UE donde la democracia representativa corra un serio peligro de ser arrollada por el populismo y la extrema derecha.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba