Noticias

Se cerró la sección de ‘adultos’, pero la prostitución se sigue anunciando en Miami

A cambio de un rápido encuentro sexual en una habitación de hotel en Miami, Abigail cobra a los hombres $80. Una hora entera puede costar hasta $200.

En un día bueno, la muchacha de 25 años con marcado acento sureño puede ganarse $1,500. Le va tan bien, afirma, que puede permitirse invertir en hacerse cirugía estética en los senos y al mismo tiempo enviar dinero a sus dos hijos en Atlanta.

Un vistazo a las páginas de Miami en Backpage.com pone enseguida al descubierto a docenas de mujeres y hombres como Abigail, quienes simplemente han puesto sus anuncios de negocios en otros lugares del website. Ahora que la categoría “para adultos” ha sido eliminada, ella pone anuncios en la sección de citas de “mujeres buscando hombres”. No uno sino muchos anuncios.

Cada media hora, Abigail usa su smartphone para subir fotos de sí misma, ligerita de ropas, y prometiendo placeres con una bella rubia. Cada entrada en el sitio cuesta $1, pero eso es algo que ve como un gasto esencial de marketing, lo cual asegura que sus fotos salgan al inicio de la página, vital para captar la atención en un website repleto de chicas.

“Backpage es como yo empecé”, dijo Abigail, quien pidió que solamente la identificaran con uno de sus seudónimos. “Nada ha disminuido”.

Se mudaron a la sección de citas

El cambia cambia en Backpage está siendo vigilado muy de cerca en Miami-Dade, donde la fiscalía se ha mostrado agresiva en el seguimiento de proxenetas y traficantes y al mismo tiempo ha tratado de brindar servicios de rehabilitación a las chicas que han sido coaccionadas para que pongan sus cuerpos a la venta.

Rastrear Backpage en busca de víctimas, sobre todo menores de edad fugados de sus casas, ha sido una de las herramientas principales para la Unidad de Tráfico Humano de Miami-Dade, y ha llevado a numerosos arrestos en casos recientes. Un poco más de la mitad de las víctimas adultas en casos recientes de Miami-Dade, así como el 40 por ciento de las víctimas menores de edad, eran anunciadas en Backpage.com, de acuerdo con la fiscalía.

La fiscal estatal Katherine Fernández Rundle restó importancia al muy publicitado cierre de la sección para adultos de Backpage, afirmando que no es más que un “acto de prestidigitación”.

“Todos se han mudado a la sección para citas”, dijo Fernández Rundle. “Allí se puede encontrar a las mismas víctimas”.

Tras un informe del Senado federal que criticaba duramente al website por facilitar las actividades criminales, Backpage clausuró la sección de contenido para adultos de su website. La investigación del Senado concluyó que Backpage había sacado provecho a sabiendas de la prostitución y al tráfico sexual de menores de edad, aumentando sus ganancias de $5.3 millones en el 2008 a $135 millones en el 2014.

La investigación del Senado concluyó que el website editaba expresiones tales como “Lolita” y “Amber Alert” (”Alerta AMBER”) de los anuncios, las cuales son palabras claves que significan menores de edad y que podrían atraer la atención de las autoridades.

Ahora, los visitantes de Backpage que hagan clic en la sección de “acompañantes”, “bailarines desnudistas” y “masajes corporales” del website se enfrentarán a una página con un titular en rojo que dice: “Censurado”.

“El gobierno ha censurado este contenido de forma inconstitucional”, reza la noticia, la cual sugiere varias organizaciones a los usuarios, entre ellas una dedicada a rescatar menores de edad de la prostitución. Además, la misma dice: “Proteja la libertad de expresión en Internet”.

Los websites de clasificados tales como Backpage y Craigslist, los cuales permiten a los usuarios vender de todo, desde bienes raíces hasta carros usados, han sido durante mucho tiempo el foco de la atención policial por facilitar el comercio sexual.

Para las prostitutas y los traficantes de seres humanos, el website preferido era antes Craigslist, radicado en San Francisco, el cual cerró sus anuncios de “servicios para adultos” en el 2010 cuando se encontraba bajo el escrutinio de los procuradores generales de muchos estados del país. No obstante, la medida no parece haber eliminado los anuncios de prostitución del website. En otoño del año pasado, la fiscalía acusó a un predicador de Miami de traficar con chicos varones menores de edad a través de Craigslist, así como de Backpage; se encuentra en espera de juicio.

Pero Backpage, cuyas oficinas centrales están en Dallas, fundado en el 2004 como una ampliación de las secciones de clasificados de periódicos semanarios alternativos, continúa siendo uno de los websites más populares para conectar a prostitutas con sus clientes, de acuerdo con las autoridades.

En Miami-Dade, anuncios puestos en el website han resultado en muchos casos de tráfico de seres humanos muy publicitados. Durante los últimos años, entre los encausados se encuentra un cantante en español de la localidad, un hombre que obligó a una adolescente escapada de su familia a tatuarse el sobrenombre de él en los párpados, y un hombre de negocios que atraía a chicas de Kazajistán con la falsa promesa de que iban a trabajar en un estudio de yoga.

El Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados (National Center for Missing and Exploited Children) estima que el 73 por ciento de todo el tráfico de menores de edad que ellos reportan procede de Backpage.

En el condado Cook, en el estado de Illinois, el jefe de la policía Thomas Dart llevó a cabo una campaña pública en contra de Backpage en el 2015, publicando una carta a las compañías de tarjetas de crédito pidiéndoles que dejaran de aceptar transacciones financieras en el website. Tanto Visa como Mastercard y American Express pararon voluntariamente de aceptar ser usadas en Backpage. El website respondió con una demanda judicial, alegando que Dart estaba infringiendo su derecho a la libertad de expresión, y la ganó.

Un tribunal federal de apelaciones ratificó el fallo y ordenó a Dart que dejara de hacer campañas públicas sobre el tema. En diciembre, el Tribunal Supremo de Estados Unidos se negó a ocuparse del asunto.

El año pasado, la procuradora general de California presentó cargos relacionados con el proxenetismo en contra del director ejecutivo de Backpage Carl Ferrer, y de sus fundadores Michael Lacey y James Larkin. Un juez estatal desestimó el caso, haciéndose eco de la posición que el website ha sostenido durante mucho tiempo: que Backpage estaba protegido al publicar expresiones de otras personas.

En diciembre, California presentó nuevos cargos en contra de los hombres, encausándolos esta vez por lavado de dinero. El juicio está todavía pendiente. No se pudo contactar a los abogados de Backpage para que comentaran al respecto.

Los métodos de algunas autoridades policiales no han estado bien vistos por todo el mundo, incluyendo asimismo algunos activistas a favor de las víctimas del tráfico de seres humanos.

“Es una cruzada simbólica”, dijo Kimberly Mehlman-Orozco, profesora de criminología de la Universidad de Georgetown que estudia el tráfico de seres humanos. “Ellos están tratando de ganarse puntos y de ser vistos como héroes. Eso está teniendo un efecto negativo en la capacidad de las autoridades policiales para rescatar víctimas y llevar a los infractores a los tribunales. Lo mejor que podemos hacer es facilitar la capacidad de investigación de la policía”.

Hasta hace muy poco tiempo, al menos, Backpage respondía con rapidez a los emplazamientos judiciales y las solicitudes de información sobre los consumidores por parte del gobierno, lo cual llegaba a incluir la información de las tarjetas de crédito usadas por aquellos que ponían anuncios en la sección de servicios para adultos, de acuerdo con los departamentos de policía de la Florida.

Eso fue lo que lanzó a Michael Chamah tras las rejas por proxenetismo, al anunciar los servicios sexuales de una fugitiva de su familia de 16 años en South Beach en el 2013.

Emplazamientos judiciales revelaron que alguien había puesto los anuncios para la chica usando una tarjeta Visa. Tras escarbar un poco más, los investigadores descubrieron que Chamah había usado la misma tarjeta para alquilar un escúter, el mismo que usó para llevar a la chica a un encuentro con un detective encubierto de Miami Beach haciéndose pasar por un cliente. Al ser enfrentado con los documentos financieros, Chamah se declaró culpable el pasado otoño y se encuentra ahora tras las rejas.

“Sería un error tanto para investigadores como para fiscales asumir que el tráfico va a disminuir gracias al cierre de los anuncios de acompañantes de Backpage”, dijo Jane Anderson, ex fiscal estatal adjunta de Miami-Dade que trabaja ahora para AEquitas, una organización de recursos para fiscales en la lucha contra el tráfico de seres humanos.

“De hecho, investigadores y fiscales tendrán ahora que ser aún más proactivos y mejorar sus recursos para destapar un tráfico que está teniendo lugar en websites menos conocidos, incluyendo otras áreas de Backpage”.

Para los defensores del comercio sexual, muchos de los cuales consideran que el mismo debería ser legalizado a nivel nacional, Backpage permite a prostitutas adultas de tipo “consensual” una mayor independencia de proxenetas y clientes potencialmente peligrosos.

“Es una herramienta de rastreo. Es un lugar seguro donde la gente puede encontrarse y negociar”, afirmó Billie Jo McIntire, antigua víctima del tráfico sexual que ahora dirige la Red para Abogar por el Bienestar Social (Social Wellness Advocacy Network) de Colorado. “Si ellas no cuentan con ese ambiente, eso las obliga a salir a la calle”.

Lo cierto es que prostitutas y acompañantes se han ajustado a los cambios en Backpage. En anuncio tras anuncio, ofrecen sus servicios de maneras no demasiado sutiles.

Una chica llamada Brown Sugar (Azúcar Moreno) señala: “Estoy dispuesta a hacer de todo. Me vienen todos los fetiches”. Una mujer habla de su busto de talla 34DD y de “masajes sensuales”. Una mujer transgénero de generoso busto y “bien dotada”, con fotos en diversos bikinis, invita a los usuarios a pasar un buen rato en un “lugar con privacidad”.

Abigal empezó a prostituirse después de que su ex esposo le hizo conocer Backpage hace casi un año en Georgia. Abigail da viajes a Miami a cada rato; se queda en un hotel y publica anuncios en los que advierte que no quiere llamadas de “ningún proxeneta”. Cuando Visa y Mastercard dejaron de aceptar ser procesadas en las páginas de Backpage el año pasado, el website empezó a aceptar la moneda virtual conocida como Bitcoin. Ahora, Abigail compra tarjetas prepagadas en Walgreens y las usa para comprar Bitcoin a través de un website que es promocionado por Backpage.

“Eso es cosa de sentido común, sabes”, dijo Abigail. “Alguien me enseñó cómo hacerlo, y yo aprendí enseguida”.

Como quiera hay peligros. Abigail afirma que la han violado y le han robado dos veces en Miami. Pero insiste en que el website le permite usar mejor su discernimiento sobre aquellos a quienes acepta como clientes. Aunque la dura realidad del sexo a diario con desconocidos no es una cosa que la entusiasma, es un negocio que paga demasiado bien como para abandonarlo, dijo.

“Evidentemente, me encanta el dinero. Para ser honesta, se ha convertido en una adicción”.

Ella da crédito de gran parte de su éxito a un website que por mucho tiempo ha tenido una reputación un tanto extrema: Backpage.com.

A pesar del intenso escrutinio del website por parte de la policía y del gobierno –que en enero pasado llevó a los operadores de Backpage a cerrar su notoria sección “para adultos” al mismo tiempo que se quejaban de la censura gubernamental– la realidad es que muy poco ha cambiado. La profesión más antigua del mundo continúa anunciando abiertamente sus servicios tanto en el sur de la Florida como en otros lugares.

Y, aunque los fundadores del website enfrentan cargos criminales en California, hay asimismo un debate en la comunidad policial sobre si la represión legal es la manera más inteligente de eliminar a los peores usuarios del website. Algunos investigadores y grupos de activismo preocupados acerca del tráfico sexual humano sugieren que la colaboración con el website sería una mejor manera de enfocarse en los jefes abusivos de pandillas y proteger a las chicas menores de edad y los inmigrantes que han sido traídos a la prostitución con engaños.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba