Opinión

El Comité Político Latinoamericano y su preocupación por la suerte de los deportados

por Darío Nin

A raíz de haberse cerrado las delegaciones de la Junta Central Electoral en exterior, recibimos una comunicación del señor Miguel López Rodríguez Presidente  del Comité Político Latinoamericano conocido por sus siglas como COPOLA, para que en nuestra condición de abogado  le asistiéramos ante un recurso que sobre tal decisión  pretendía incoar por ante el Tribunal Superior Electoral.

Junto al licenciado Valentín Medrano, asumimos dicho recurso, mismo  que durante muchos meses mantuvo a la Junta Central Electoral en el banquillo y de alguna manera le obligó a reabrir dichos centros.

COPOLA sostenía en esa ocasión que en ese momento más que ningún otro, esas delegaciones debían permanecer abiertas, pues con la llegada a la casa blanca del Presidente Obama se abría un abanico de posibilidad para que con las facilitación anunciada muchos dominicanos residentes en los Estados Unidos, pudieran tener sus actas de nacimientos y  otros documentos a fin de aprovechar la apertura y regularizar su estatus migratorio.

Al llegar nuevos aires  a la Casa Blanca y esta vez soplando desde muy al Norte, nos contacta nuevamente el Sr. López Rodríguez y nos insta a que ahora le asistamos junto a una Comisión con el propósito darle forma legal y funcional a una propuesta que desde  hace años viene pregonando a las autoridades competentes de aquí y de allá con  relación a la suerte de los dominicanos que mandan y vienen deportados de los Estados Unidos y  de otros puntos de la geografía planetaria.

Hoy más que nunca, nos manifiesta  el señor López Rodríguez, se  demandaba nuestra asistencia porque según sus palabras, ( las que creo sin reservas), decenas de parientes de estos; desde hace varios años, se le han acercado buscando orientación para ver de qué manera, la suerte de ese que después de muchos año allá, nos envían para acá y su temor  de que al no estar adaptados, ni poseer medios de sustentos , abrazaran la “industria de la delincuencia” y pagaran a la postre, más temprano que tarde, con sus propias vidas.

En consecuencia estas inquietudes de años; le han generado una nueva propuesta y una nueva acción ¿Que propone el señor López y el Comité Político? Pues propone  que el Estado Dominicano, a través de la Procuraduría General de la República, sin descartar la participación de otros organismo y del apoyo privado, creen un capítulo destinado a la captación seguimiento, capacitación, en el orden humano , técnico y profesional de esos dominicanos.

Sostiene  COPOLA, que si el Estado Dominicano no le pone atención temprano a esta situación, la República  Dominicana que en lo inmediato  va a empezar a recibir miles de deportados, pasara de mal a peor en cuanto a la seguridad ciudadana, ya que muchos de estos dominicanos, al no tener oportunidades aquí  abrazaran la delincuencia y la trasgresión del orden estableció.

COPOLA tiene claro que no basta con la advertencia y denuncia, sino que se debe poner manos en la obra y desde  ya, ha sugerido una Comisión para “armar el muñeco” como popularmente decimos, a lo que se me ha invitado, pero esta vez como Director de Centro Persona, para junto a los Diputados de exterior y para eso ha contactado ya a los señores  Annie Báez y Alfredo Rodríguez , igualmente se ha asegurado la presencia  de la Licenciada Margarita  García, Vicepresidente Internacional para asuntos sociales COPOLA-USA , Albania Vizcaíno Reyes, Vicepresidente para la Región Sur de la República Dominicana, el exsacerdote Francisco Lizardo quien  representa la Universidad Agroforestal UAFAN, la Licenciada  Deisy Guerrero presidenta del Circulo de locutores Dominicano entre otras personas.

La propuesta a discutir es sobre el desarrollo de un programa socio educativo y laboral, que incluya desde la recepción del  que regresa en la condición ya explicada, la reorientación y empoderamiento de su dignidad como ser humano, trabajando en consecuencia su crecimiento personal, con charlas, seminarios y talleres constantes y continuos; así como la capacitación técnica- universitaria para los que califiquen y la reinserción  social y laboral en sentido amplio.

Sobre ese tema estamos convocados y esperamos que las autoridades vean en esta iniciativa más que un beneficio para los deportados, un beneficio a la sociedad quien saldrá doblemente beneficiada.

Hasta la próxima.

Por Darío Nin

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba