Noticias

Donald Trump maquilla su imagen en Estados Unidos

(PL) Donald Trump, potencial nominado republicano para las elecciones presidenciales de noviembre, inició una ofensiva mediática para cambiar su imagen ante un amplio electorado que lo rechaza.

El político ahora parece decir «digo donde dijo diego» en una serie de controversiales ataques contra sus rivales en la campaña partidista y contra profesionales de los medios de prensa, entre otros.

Trump, si pretende unir a los republicanos en torno a su candidatura y atraer a nuevos votantes, debe «maquillar» su imagen y transformarse en un verdadero camaleón, ya que por ejemplo, encuestas nacionales señalan que apenas el 28 por ciento de los votantes lo ven positivamente, mientras un 61 por ciento tiene criterios negativos.

Según el diario digital The Hill, su forma de golpear bajo a sus rivales y su falta de corrección política alejó a los conservadores y lo dejó vulnerable con importantes bloques de votantes.

La extrema retórica de su campaña lo obliga al cambio, criterio que comparte David Winston, encuestador de Newt Gingrich para la candidatura presidencial del ex presidente de la Cámara de 2012, para quien su alto grado de desfavorabilidad es insostenible en la elección general.

Recientemente Trump hizo las paces con Megyn Kelly, la presentadora de Fox News, con la que sacó «chispas» luego del primer debate y considerada una de las mujeres más poderosas y populares de la política conservadora.

Eso puede ayudarlo a superar su falta de apoyo entre las féminas, pues por ejemplo, en un duelo en Nueva Jersey contra la demócrata Hillary Clinton, el multimillonario la vence entre los hombres 46 a 36 por ciento, mientras la fémina lo hace mejor con el mal llamado sexo débil 53 contra 32.

Hasta ahora las encuestas muestran que las mujeres prefieren más a Clinton que a Trump, y ellas conforman el sector de votantes más numeroso del país.

En su esfuerzo por mejorar, el inversionista anunció el miércoles una lista de probables candidatos a llenar la vacante del Tribunal Supremo, si gana la elección, e incluyó a tres mujeres.

En una entrevista con The Washington Post el casi seguro nominado de los rojos prometió que tratará de reparar sus desaires, reales o percibidos, en los mítines de campaña y en los discursos de ahora en adelante.

Está por verse si logra ese objetivo cuando participe en la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, pues dentro de los latinos su apoyo es muy pobre luego de sus ataques contra los inmigrantes.

Hasta ahora, los republicanos atacan a Clinton, la potencial nominada demócrata, por su alto grado de impopularidad aunque es una realidad que su probable caballo de carrera es menos popular.

En abril una encuesta Gallup encontró que el 70 por ciento de las mujeres ven a Trump desfavorablemente, con sólo el 23 por ciento que dijo tener una visión positiva de él.

Estrategas de campaña del partido republicano consideran que el inversionista está obligado a un gran maquillaje, pues además de su rechazo entre las mujeres y los latinos, debe mejorar sus números con los conservadores sociales.

Sin embargo, fue su mensaje controversial y sus declaraciones incendiarias lo que auparon su favoritismo entre los votantes republicanos y ahora muchos se preguntan que pasará si cambia como el camaleón.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba